Blogia
Descalza

Silueta de mujer en notas de piano (lo que nunca se olvida)

Silueta de mujer en notas de piano (lo que nunca se olvida)

El sol decidió morirse ,como todas las tardes, en su rostro..

La misma mesa, la misma botella de vino de hace una semana (esta vez sin casi nada de contenido), la misma cajetilla de cigarros, con uno o dos que gritaban verdades dentro de ella.

Sus mismas cortinas, con el mismo aroma a channel Nº5 con una exquisita intromisión del humo de cigarros y de aroma de duelo..

Las sandalias por debajo del sofa antiguo, los tacones en la puerta de la cocina, recordándole la noche en que se los quito por ir corriendo a buscar agua..

El mismo baño, con los mismos jabones blancos, con aroma a mentiras y a verdades, a glicerina, a leche y miel.. a todo , menos a ella.

La misma cama destendida, la ropa en el suelo, el mismo closeth con olor a nostalgias..

Los mismos vestidos con olor a : sácame de aqui!

Sí, ese era su pequeño mundo, sus pocos metros cuadrados de resistencia.

Nunca encendía la luz de su lámpara antes de ver bien ubicada en el papel negro, que es la noche, a la luna. Ya daban las 9 era hora de bañarse de mentiras y verdades, porque como todas las noches, esperaba desenamorarse de la soledad, esa que la tenia enmarañada.

Era hora de aromatizarse para oler a noche, a luna a todo menos a su nada.
Los cosmeticos de siempre y comenzar: los ojos muy negros, muy delineados, por dentro, por fuera. La boca roja, roja con tono oscuro, como el de las manzanas chilenas. Difuminemos las sombras, iluminemos mis ojos.. se dijo con voz taciturna.

- Pero como cojones me he pintado sin escoger el vestido..ya que tanto.. se decia mientras se daba cuenta de su imperdonable error.

Abrió el closeth, ojeo lentamente su contenido, sintiendo las texturas de cada uno de sus vestidos..

- Hoy negro,como para no dejar de tener al menos algo mio..

El vestido cayó por su silueta delgada, con curvas imperfectas pero curvas de mujer. Tomó el cierre, lo subió, observó su cuerpo por un momento en el espejo..

- Como pasan y no pasan los años, como es que todo cambia y sigue siendo exactamente lo mismo, se dijo mientras tomaba sus huesos de la cadera como quien los moldea.

Se sentó mirandose en el espejo del tocador, algunas pestañas faltaban rizar, faltaban las joyas, gargantilla o collar.. Faltaba saber si recogía o dejaba caer sus cabellos ondeados y marrones casi negros.. Se decidió por dejarlos caer, capa tras capa sobre los lunares de su espalda descubierta

- Artes largos, gargantilla esta vez..

EL toque final, el Channel Nº 5 , para al menos rememorar alguno que otro día en que la muerte del sol no era tan costosa de asimilar.

-Los tacones con taco aguj, los que le abrieron y cerraron caminos..

Respiró fuerte, se tomó de golpe lo poco del vino que le quedaba, cargó consigo los cigarros en su pequeña cartera.. tomó con una mano el paraguas.. y antes de abrir la puerta del pequeño  purgatorio donde vivía se puso el abrigo negro.

Llovía en las calles, la lluvia de verano que miente pero que alegra, se protegia con el paraguas, estaba como perdida, como si sus ojos se hubieran quedado en el espejo de su tocador..Caminaba como creandose un camino.. Llegó a su lugar de siempre.

Se sentó a la barra, retiró su abrigo dejando ver el escote del vestido negro que perfeccionaba su silueta.. Y habló con el barman:

- Un martini, porfavor...

- A secas? Un: MAR-TI-NI

- No repito las cosas dos veces, lo tiene o no?

- Servida..

Lo bebió con amargura, pero sus ojos no se retiraban del escenario.. No había nadie, el mismo piano, solo como un novio esperando a su novia..

Observó el lugar serenamente, los mismos hombres de siempre, el del sombrero, el de los bigotes grandes, el de ojos verdes, el que siempre fumaba puros.. Todos llenaban el lugar, pero se sentía vacío..

Luego de dos martinis mas y unos diez cigarros fumados con ansias, se atenuaron las luces y sus ojos brillaron como los de los gatos en noches oscuras..

Las luces se apagaron totalmente y tras el sonido angelical de la MI del piano, su corazón estallaba..

Era él, el mismo de hace cuatro años, con su traje negro,sus manos delicadas, su aroma que a pesar de la distancia se percibía en el aire, el que solo ella podía percibir ta celestialmente. Sí, una vez mas podia verlo y mas aún escuchar como le arrancaba los mejores momentos a su piano..

Para todos, era simplemente el pianista del bar, para ella, era el unico presente que queria recordar.

Su cuerpo era invadido por la fuerza del verano, por ese calor que lo caracteriza, en cada nota su piel se estremecia..

Uno a uno todos se iban retirando, iban y venian los jazz, asi se acabara el mundo ella se quedaría sentada escuchándolo, obsevándolo, derramando inconcientemente una que otra lágrima, encandilada totalmente con su existencia.

Que no hubiera dado por ser tecla de su piano... De pronto casi no había nadie en el bar, y optó por un whisky doble, mientras lo escuchaba y sentía sus manos tocar cada tecla del piano y en cada nota sentía una caricia suya en su cuerpo, un beso derramado en su silueta.

El se fue, ella tomo su abrigo y se fue, corría viento por las calles de piedra, es que ella sabía que se llevaba consigo ,a su pequeño purgatorio, el calor del verano..

No importaba que tan mala o buena fue la noche, no importaba si en vez de cuatro años en realidad hayan sido mas de diez.. Total ella seguia siendo ella, aunque disfrazada y perfumada de mentiras y verdades y él seguia siendo él, perfumado de música, de jardines, de noches de luna.. Él seguia siendo el dueño furtivo de su corazón cosido y recosido, del frío que sus veranos siempre ocultaron..

Y aún de lejos, aún con la piel cortada por los años, ella le amaba y Él, él seguia sin saberlo..

Pero que tanto.. Se llevó consigo el calor del verano,se sirvió un whisky,botó los tacones, tragó el whisky y se dejó caer en su cama con todo y vestido,para disfrutar de su orgasmo visual, porque en cada melodía ella sintió que él le hizo el amor, con furia, con amor, con ternura., ella fue suya aunque el no lo sabía.. queria disfrutar de su calor robado.. de su imagen perfecta, de su todo que siempre lleva de apellido nada.. del clímax de una noche mas de verano frio..

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres